San Pablo Extramuros

Interior de la basílica de San Pablo Extramuros

Interior de la basílica de San Pablo Extramuros.

Al igual que San Pedro y San Pablo fueron los dos personajes que más influyeron en la Iglesia Católica de los primeros tiempos, sus basílicas son hoy en día las más importantes de Roma.

Mientras que la Basílica de San Pedro se ha convertido en uno de los centros más importantes de la cristiandad, la basílica de San Pablo Extramuros es otro de los grandes centros de peregrinación. No solo por su importancia espiritual, sino porque se trata de la segunda basílica en tamaño después de la de San Pedro.

El martirio de San Pablo

San Pablo llegó a Roma en el año 61. Nada más arribar a la ciudad eterna, fue juzgado por un tribunal que lo condenó a muerte por ser cristiano.

La ejecución se llevó a cabo fuera de Roma, en una localidad que tras su martirio se denominaría Las Tres Fuentes. Se eligió ese curioso nombre porque, cuando Pablo fue decapitado, su cabeza rebotó 3 veces en el suelo. Y en cada rebote, un nuevo caño de agua surgía del suelo, convirtiéndose en 3 fuentes.

San Pablo fue sepultado a 3 kilómetros del lugar donde fue martirizado, en una necrópolis romana junto a la Via Ostiense. Pudo ser enterrado junto a otros romanos porque San Pablo (cuyo nombre real era Saulo de Tarso) gozaba de la ciudadanía romana.

Lo que queda hoy en día de la antigua basílica de San Pablo Extramuros

San Pablo Extramuros

Parte superior de la basílica de San Pablo Extramuros.

Tras el martirio de San Pablo, muchos cristianos comenzaron a peregrinar en secreto para venerar su tumba, que se encontraba situada algo alejada de la ciudad de Roma.

En el año 324 d. C. se levantó allí una pequeña iglesia, que fue sustituida en el año 395 por una basílica de mayor tamaño.

El lugar fue ganando cada vez más importancia, y en el año 1220 se inició la construcción del esplendoroso claustro.

Se da la circunstancia de que esta parte de la basílica es la única que salió indemne del pavoroso incendio de 1823 que destruyó una gran parte del templo. Junto con el claustro, los únicos vestigios medievales que no sucumbieron a la destrucción son algunos mosaicos del siglo XII y el baldaquino que cubre la tumba de San Pablo.

Todo lo demás que podemos ver hoy en día pertenece al siglo XIX, ya que la basílica de San Pablo Extramuros fue reconstruida dándole hoy en día una espectacular apariencia que nada tiene que ver con la de la época medieval.

Destaca sobre todo su nave principal, delimitada por unas elegantes columnas de alabastro y un artesonado decorado con lujo y opulencia.

La leyenda de San Pablo Extramuros

Entrada a San Pablo Extramuros

Entrada a la basílica de San Pablo Extramuros.

En la parte superior de las paredes se han ido colocando todos los retratos de los papas desde San Pedro hasta el Papa Francisco. Estos retratos tienen forma de medallones y permiten identificar a todos los papas de la cristiandad.

La leyenda dice que cuando se agote el hueco para poner los retratos de los siguientes papas llegará el fin del mundo. Así que corre a Roma y no dejes de ver la basílica, ya que quedan muy pocos huecos para los siguientes Papas…

Situación

Piazzale San Paolo, 1, 00146, Roma, Italia.

Horarios de visita

De lunes a domingo, de 7:00 a 18:30 horas.

Precios

El acceso a la basílica es gratuito y no se requiere el pago de una entrada.

Cómo llegar

Metro Basilica San Paolo, Línea B (Azul).
Bus: Las líneas 23 y 271.