Plaza de España

En 1480 Fernando el Católico estableció en Roma la primera misión diplomática permanente situada en otro estado soberano. Aquella relación entre España y la Santa Sede fue tan fructífera, que en 1647 el embajador español adquirió el Palacio Monaldeschi como sede definitiva de la Embajada de España ante el Vaticano.

Las famosas escaleras en la Plaza de España

Fuente y escalinata de la Plaza de España llena de turistas.

Y desde entonces, el Palacio de España dio nombre a la Plaza de España, una de las más animadas, elegantes y famosas de Roma.

Lo cierto es que la Plaza de España presenta una curiosa dualidad: por una parte es uno de los símbolos urbanísticos más reconocibles de Roma, pero también es uno de los lugares más íntimamente ligados con España (en una ciudad en la que la huella española está muy presente en numerosos lugares).

La Plaza de España, centro neurálgico de la Roma más comercial y elegante

La Plaza de España se ubica en el área del Tridente, un céntrico espacio urbano conformado por tres importantes calles comerciales que confluyen en la Piazza del Popolo.

Por encima de las demás despunta la Via Condotti, una calle que une la Plaza de España y la Via del Corso. Por la acumulación de tiendas de grandes diseñadores y marcas de lujo, se trata de la arteria más exclusiva y la más transitada por la gente cool de Roma.

Y si quieres comprar obras de arte, desde la Plaza de España en dirección hacia la Piazza del Popolo, sale la Via del Babuino. Destaca sobre todo por estar repleta de galerías de arte y de anticuarios, ubicados en los bajos comerciales de los numerosos palacetes barrocos que jalonan la calle.

La escalinata de Trinità dei Monti

Escalinatas de Plaza España, Roma

La escalinata coronada por la Trinità Dei Monti.

En una ciudad formada por siete colinas, las escalinatas son el recurso más socorrido para salvar los desniveles. Pero la escalinata que une la Plaza de España con la iglesia de Trinità dei Monti es seguramente la más emblemática de Roma.

La escalera de mármol travertino congrega siempre a cientos de romanos y turistas que descansan y contemplan el entorno de la plaza sentados en sus 138 escalones. Esa especie de tribuna popular permanece llena de gente prácticamente a lo largo de todo el día, siendo uno de los lugares más animados y cosmopolitas de la ciudad eterna.

La iglesia, erigida en la ladera del monte Pincio, presenta uno de los perfiles más famosos de Roma con un doble campanario muy singular, aunque su interior es bastante corriente y no merece la pena entrar a verla.

La fuente de la Barcaccia y la columna de la Inmaculada Concepción

Trinita dei Monti

Vista de la fachada de la Trinità Dei Monti en la plaza de España (Roma).

Junto a la escalinata de Trinità dei Monti, encontramos la casa en la que residieron los poetas ingleses John Keats y Perci Shelley.

Al descender de nuevo a la plaza, justo a la altura de la escalinata, se ubica la fuente de la Barcaccia (por su parecido con una barca). Se trata de otra excepcional fontana barroca esculpida por Pietro Bernini y su hijo Gian Lorenzo.

Al sur de la fuente, más o menos frente al Palacio de España, se alza la columna de la Inmaculada Concepción, situada allí en 1856 para celebrar el dogma de la Inmaculada Concepción.

Situación

Piazza di Spagna, 00187, Roma, Italia.

Horarios de visita

Se puede visitar en cualquier momento. Lo más recomendable es hacerlo a primera hora de la mañana, para evitar las aglomeraciones de turistas.

Cómo llegar

Metro : Spagna, Línea A (roja).
Bus : Tomando las líneas 3, 5, 116, 117 o 119 se llega hasta la Plaza de España.