Plaza Barberini

La Plaza Barberini se encuentra en el centro de Roma, justo al final de la Via Veneto y muy cerca del Palacio Barberini. Es una plaza cuya urbanización fue promovida en 1625 por el cardenal Francesco Barberini en una época de máximo esplendor de su familia.

Plaza Barberini en una noche romana

Plaza Barberini en una noche romana.

Del poder de la familia Barberini –uno de los miembros del clan, Maffeo Barberini, llegó a convertirse en Papa con el nombre de Urbano VIII– nos podemos hacer una idea al leer la frase latina que se refería a los mismos asegurando que “aquello que no han hecho los bárbaros, lo han hecho los Barberini”.

El motivo de ese dicho eran los excesos que aquella familia estaba cometiendo con los restos arqueológicos de la Roma imperial, utilizando los mármoles de las ruinas clásicas para construir sus palacios e iglesias.

Los Barberini se empeñaron en dejar su impronta en Roma. Para ello contaron con artistas como Maderno, Borromini o Bernini, dispuestos a crear una nueva Roma de estilo barroco que tan de moda estaba entonces, incluso a costa de los restos que quedaban de la época clásica.

Las fuentes de la Plaza Barberini

En la plaza destacan dos fuentes esculpidas en travertino por Bernini.

La más importante, la del Tritón, es también la más famosa. Aunque la otra, la de las abejas, es la que mejor representa el poder de los Barberini porque su escudo de armas estaba compuesto por tres abejas.

La Fontana del Tritone

Fuente del Triton Plaza Barberini

La majestuosa Fuente del Tritón.

La Fuente del Tritón, una de las obras –junto con la fuente de la Plaza Navona– más conocidas de Bernini, se encuentra en el centro de la plaza.

Representa al dios griego Tritón, hijo de Poseidón, que lanza un chorro de agua a través de una caracola.

El dios Tritón se asienta sobre una gran concha sostenida por cuatro delfines que rodean a una tiara pontificia (emblema del papa) y con abejas en las escamas (emblema de los Barberini).

La Fuente de las Abejas

Ubicada actualmente en la confluencia de la Via Veneto y la Piazza Barberini, en este caso estamos ante una obra menor de Bernini, que representa de nuevo al poder de la familia Barberini, con las abejas como símbolo heráldico de la familia.

Fachada del palacio Barberini

Fachada del palacio Barberini.

Es una escultura más tosca, que representa a tres abejas que tiran agua sobre una gran concha.

A los romanos les encanta contar una anécdota algo siniestra respecto a la inscripción que corona la fuente. En el momento de su inauguración hacía referencia al vigésimo segundo aniversario del pontificado de Urbano VIII, algo para lo que todavía faltaban dos meses.

Pero 8 días antes de cumplirse el aniversario, el Papa falleció.

Aquello provocó que la inscripción tuviese que modificarse para que apareciesen los 21 años de pontificado, que era el aniversario correcto.

El Palacio Barberini

Al lado de la Plaza Barberini se ubica el palacio barroco más importante de Roma. El Palacio Barberini fue iniciado en 1625 por Carlo Maderno –asistido por Borromini– y terminado en 1633 por Bernini. Desde su apertura, se convirtió en la mansión más lujosa de Roma.

Este palacio se ha convertido hoy en día en la Galería Nacional de Arte Antiguo, albergando cuadros de pintores tan destacados como Rafael, el Greco, Tintoretto, Caravaggio o Hans Holbein.

Situación

En la Piazza Barberini, 00187, Roma, Italia.

Horarios de visita

Por ser una plaza pública, se puede visitar a cualquier hora del día o de la noche.

Cómo llegar

Metro Barberini, Línea A (Roja).
Bus: Las líneas 52, 53, 56, 58, 60, 61, 95, 116, 175, 492 y 590 llegan hasta la Plaza Barberini.