Palacio Doria Pamphili

En agosto de 1650, el gran pintor Diego Velázquez pintó en Roma un retrato del papa Inocencio X. Hoy en día todo el mundo coincide en considerar a aquella pintura como la obra cumbre del retrato. Lo llamativo es que el cuadro todavía continúa en manos de la familia de dicho papa y se custodia en el Palacio Doria Pamphili.

La historia de un retrato

Entrada al Palacio Doria Pamphili

Entrada al Palacio Doria Pamphili.

Parece ser que en su época el retrato impactó muchísimo. Básicamente porque, al contrario que casi todos los artistas del momento –que trataban de idealizar a los protagonistas de sus obras–, Velázquez inmortalizó al papa con rostro ceñudo y mirada desconfiada.

El mismo Inocencio X, al ver su imagen reflejada en el lienzo, comentó que el cuadro era excesivamente veraz. Sin embargo, no debió de disgustarle ya que se quedó con la obra y la conservó durante toda su vida.

Inocencio X pertenecía a una familia de rancio abolengo, descendiente directa del papa Alejandro VI (papa Borgia). El sumo pontífice de la familia Pamphilj fue el iniciador de la importante colección privada de arte que hoy puede contemplarse en el Palazzo Doria Pamphilj (de la que forma parte el Retrato de Inocencio X de Velázquez).

La familia Doria-Pamphili, últimos moradores de una mansión romana

En la película La gran belleza, de Sorrentino, hay una escena en la que unos aristócratas regresan a su palazzo para dormir en la habitación de servicio, ya que han tenido que vender todas sus posesiones y los actuales propietarios les permiten vivir en el sótano.

Galeria Doria Pamphili

Galería del Palacio de Doria Pamphili.

Pues esa situación es algo que no pertenece solo al ámbito de la ficción, ya que las grandes familias aristocráticas romanas se han deshecho prácticamente de todas sus grandes mansiones, así como de sus colecciones de arte. Hoy en día esos grandes palacios son utilizados por embajadas o por organismos oficiales.

La única estirpe romana que aún vive en su palacete y controla todas sus obras de arte es la de los Doria-Pamphili. Los descendientes del papa Inocencio X y del marino Andrea Doria continúan siendo los propietarios de un gran patrimonio que incluye no solo las obras de arte de la Galería Doria Pamphili, sino el propio palacio.

La colección privada del Palacio Doria Pamphili

La mansión de los Doria-Pamphili fue construida en el siglo XV.

Hoy en día ocupa 2 manzanas en el centro de Roma, con 5 patios interiores y fachadas que dan a 4 calles, entre las que destaca la principal en la Via del Corso, de estilo rococó.

Una parte del palacio y la pinacoteca –denominada Galería Doria Pamphili– está abierta al público y es visitable. La colección se estructura en distintas salas:

Sala de los primitivos

Con excepcionales obras medievales de Filippo Lippi y de Pieter Brueghel el Joven, en una colección en la que abundan maestros renacentistas y barrocos.

Sala Aldobrandini

Con grandes pinturas de Caravaggio como la Magdalena penitente y Descanso durante la huida a Egipto; Tiziano y su magnífica Salomé con la cabeza del Bautista; y Rafael y su Retrato doble de Beazzano y Navagero.

Galería Doria

La Magdalena Llorosa del Palazzo Doria Pamphili

La Magdalena Llorosa del Palazzo Doria Pamphili.

Con obras de Jan Brueghel y Parmiggiano, junto con el famoso busto de mármol de Olimpia Pamphili (de Algardi).

Galería de los Espejos

Se trata de una galería que se convirtió en modelo para muchos otros palacios, ya que su decoración está compuesta por espejos venecianos, mucho más costosos en el siglo XVIII que cualquier escultura o pintura.

Junto a la Galería de los Espejos hay una estancia anexa en la que se expone el cuadro de Inocencio X pintado por Velázquez y el busto de Inocencio X esculpido por Bernini.

Situación

Via del Corso, 305, 00186, Roma, Italia.

Horarios de visita

De lunes a domingo, de 9:00 a 19:00 horas.

Precios

Adultos: 12 euros.

Estudiantes y mayores de 65 años: 8 euros.

Cómo llegar

Puedes llegar en autobús hasta la Piazza Venezia y continuar a pie.