Palacio Barberini

Entrada al Palacio Barberini

Entrada al impresionante Palacio Barberini.

En el Palacio Barberini encontramos algo que solo sucede en las ciudades más hermosas del mundo: los museos que albergan sus mejores obras de arte son en sí una obra de arte única e irrepetible.

Este es el caso del Palacio Barberini, una de las grandes mansiones del barroco romano, que da cobijo a más de 1.400 cuadros de los mejores pintores del Renacimiento y el Barroco.

El Palacio Barberini, un símbolo de poder

Maffeo Barberini fue elegido papa en el año 1623. Con el nombre de Urbano VIII gobernó la cristiandad con un modo muy particular de hacer las cosas, aunque relativamente habitual en la Santa Sede: el nepotismo.

Patio del Palazzo Barberini

Patio del Palazzo Barberini.

Su principal intención era favorecer a sus parientes.

Para ello, encargó a Maderno un palacio de estilo barroco, en el que se concentraría todo el poder de la familia Barberini.

El esplendoroso Palazzo Barberini se construyó a la medida de una familia que estaba dispuesta a dominar la Iglesia durante mucho tiempo. En su ejecución participaron artistas tan renombrados como Borromini y Bernini.

Los puntos más llamativos del palacio

Si el exterior del palacio es verdaderamente llamativo –con una fachada compuesta por dos galerías acristaladas sobre el pórtico y columnas de distintos órdenes según el piso en el que se encuentran–, el interior es inolvidable.

En el mismo destacan ciertos elementos arquitectónicos que se estudian en todas las clases de Historia del Arte:

  • El salón central: concebido por Bernini, sorprende al visitante por su imponente tamaño, cuya altura se corresponde con la total del edificio. Si miras hacia arriba, verás el impactante fresco de Pietro da Cortona pintado sobre la bóveda.
  • La escalera de Bernini: una escalinata que comunica la planta baja con el primer piso.
  • La escalera helicoidal de Borromini: una elegante escalera situada bajo el pórtico.
  • El apartamento Barberini: decorado lujosamente en el siglo XVIII en estilo rococó.

La Galería de Arte Antiguo

En 1949 el estado italiano se hizo cargo del palacio, que había entrado en decadencia por culpa de los problemas económicos de los propietarios. La intención del gobierno era reconvertir el Palacio Barberini en una de las dos sedes de la Galería Nacional de Arte Antiguo.

Fresco del techo del Palacio Barberini

Fresco del techo del Palacio Barberini.

Para ello, se acondicionaron unas cuantas salas, mientras que el resto del palazzo fue ocupado por un organismo militar. No sería hasta el año 2012 que el museo recuperó todas las estancias para ser dedicadas a exposiciones temporales.

En sus salas se pueden contemplar obras que abarcan un período comprendido entre los siglos XIII y XVIII. Su origen procede de las donaciones de las familias más importantes de Roma, entre las que destacan apellidos tan poderosos como Corsini, Torlonia, Chigi o Sciarra.

El valor de la pinacoteca es enorme, destacando entre sus muchas pinturas famosísimas obras de Tiziano, Rafael, el Greco, Caravaggio, Tintoretto o Hans Holbein el Joven.

Situación

En la Via delle Quattro Fontane, 13, 00186, Roma, Italia.

Horarios de visita

De martes a domingo, de 8:30 a 19:00 horas.

Precios

Adultos: 7 euros.

Ciudadanos de la UE entre 18 y 25 años: 3,50 euros.

Cómo llegar

Metro Barberini, Línea A (Roja).
Bus: Las líneas 52, 53, 56, 58, 60, 61, 95, 116, 175, 492 y 590.