Museos Capitolinos

Se dice que en Roma, cada vez que se abre un agujero en el suelo, se encuentra una nueva ruina. Tal proliferación de hallazgos arqueológicos ha provocado siempre numerosos expolios y rapiñas.

Escaleras de subida al museo Capitolino

Escaleras de subida a los Museos Capitolinos.

En el siglo XV el papa Sixto IV, harto de los robos y destrucciones que estaban acabando con el patrimonio, decretó la prohibición de apropiarse de cualquier resto antiguo que apareciese en una excavación.

Por aquel motivo trasladó al Palacio de los Conservadores (lugar donde se impartía la justicia local) su colección de bronces antiguos. De ese modo, sus valiosas obras se conservarían en un lugar adecuado en donde podrían ser contempladas por todo el mundo.

Ese sería el germen de los Museos Capitolinos, los cuales son considerados como el conjunto de museos más antiguo del mundo, ya que su origen se remonta al año 1471.

Los Museos Capitolinos, los primeros de carácter público

Los Museos Capitolinos se sitúan en dos palacios construidos en la Plaza del Campidoglio, compartiendo espacio con la réplica de la estatua ecuestre de Marco Aurelio y con el Palacio Senatorial, que alberga al Ayuntamiento de Roma.

Museos Capitolinos

Salón del Palacio Nuevo de los Museos Capitolinos.

La colección de bronces originaria de los actuales Museos Capitolinos fue incrementándose con sucesivas donaciones, en un primer momento básicamente de carácter pontificio. Parece ser que a ciertos papas no les gustaba que hubiese estatuas paganas en el Vaticano, y por eso enviaron muchas de sus obras clásicas antiguas a los Museos.

En 1654, los Museos Capitolinos fueron ampliados construyendo un nuevo palacio –el Palacio Nuevo–, que se uniría al Palacio de los Conservadores. El motivo era que aquellas primeras instalaciones se estaban quedando pequeñas ante el volumen de obras que se estaban recopilando.

Fue en 1734 cuando el Papa, en una decisión sin precedentes hasta entonces, consideró que aquel espacio de museos debía abrirse al público para que el pueblo de Roma pudiese contemplar los tesoros arqueológicos que allí se acumulaban. Gracias a esa medida, hoy en día los Museos Capitolinos se consideran como el museo municipal de Roma.

El gran compendio de escultura antigua

Si eres aficionado al arte griego y romano, es imprescindible que visites los Museos Capitolinos. En ellos podrás encontrar la mejor colección de esculturas clásicas, con obras que seguramente reconozcas a primera vista.

Obras albergadas en el Palacio de los Conservadores

Al acceder por el patio principal, podrás ver los famosos restos de las estatuas colosales que adornaron algunos espacios públicos de la Roma imperial, así como algunos bajorelieves y mosaicos de exquisita factura.

Otra de las grandes atracciones de esta parte del museo es la Loba Capitolina de bronce, la Medusa de Bernini o la estatua ecuestre original de Marco Aurelio (la de la Plaza del Campidoglio es una réplica).

La colección del Palacio Nuevo

Para pasar de uno a otro palacio sin tener que volver al exterior, se trazó la Galería Lapidaria bajo el Palacio Senatorial. Esa zona subterránea coincide con el antiguo Tabularium, lugar en el que se guardaban las leyes y edictos de la antigua Roma.

Sala de los Museos Capitolinos

Sala de los Filósofos del Palacio Nuevo de los Museos Capitolinos.

Aquí podemos encontrar pinturas, mosaicos, relieves y numerosos hallazgos arqueológicos de todo tipo. El recorrido lleva al visitante a uno de los puntos más interesantes de los Museos Capitolinos: la Sala de los Emperadores, con bustos y retratos de Augusto, Nerón, Marco Aurelio,…

Numerosas estatuas de diosas y mujeres relevantes de la antigüedad romana dan paso a otro de los salones más emblemáticos: el de los Filósofos, con obras que representan a los filósofos y pensadores más destacados de la antigua Roma.

Pero, como en cualquier museo romano que se precie, también se pueden encontrar pinturas de Caravaggio o de Rubens, ya que los Museos Capitolinos disponen de una pinacoteca de primer orden.

Situación

En la Piazza del Campidoglio, 1, 00186, Roma, Italia.

Horarios de visita

De martes a domingo, de 9:00 a 20:00 horas.

Los lunes estos Museos Capitolinos están cerrados.

Precios

La entrada normal tiene un precio de 12 euros.

La entrada reducida para jóvenes entre 18 y 25 años de la Unión Europea es de 10 euros.

Cómo llegar

MetroFori Imperiali/Colosseo, Línea B (Azul).
Bus: Las líneas 40, 53, 63, 70, 75, 80, 81, 85, 87, 95, 117, 160, 170, 175, 186, 204, 271, 571,  628, 630, 716 y 810 pasan cerca de la Piazza del Campidoglio.