Gianicolo

Monumento a los caídos situado en el Gianicolo

Monumento a los caídos situado en el Gianicolo.

Mucha gente en su primera visita a Roma tiene la primera impresión de que la ciudad es excesivamente bulliciosa y ruidosa. El tráfico es una locura, hay riadas de turistas por todas partes y los romanos no es que hablen bajo precisamente. Sin embargo, los domingos por la mañana la ciudad se relaja y se llena de paz y tranquilidad.

Procedente del Gianicolo, a las 12 en punto del mediodía, el silencio se rompe momentáneamente con el sonido de un cañonazo.

Pero no te preocupes: esa detonación no tiene carácter militar. Se trata de una señal que indica a los romanos que son las 12 de la mañana. Una tradición instituida en 1847 por el papa Pío IX para marcar la hora exacta, cansado de que las campanas de los templos de Roma tocasen desacompasademente.

La cannonata de fogueo se efectúa una vez al día. El ejército italiano dispara una salva en dirección al Tíber; sin embargo, salvo que te encuentres en las inmediaciones del Gianicolo, casi nadie es capaz de percibirla porque el ruido de la ciudad impide escucharla.

El Gianicolo, la octava colina de Roma y la que mejores vistas ofrece

Gianicolo Roma

Vistas desde el Gianicolo de Roma.

Aunque todo el mundo te dirá que la ciudad de Roma ocupa 7 colinas, en realidad esto no es del todo cierto. La octava colina se encuentra enclavada entre el Trastevere y el Vaticano, pero nunca se la tiene en cuenta porque no se encontraba dentro del trazado urbano primitivo.

Antiguamente el Gianicolo era considerado una especie de bosque sagrado dedicado al dios Jano. Se decía que allí residía la deidad de las dos caras que se encargaba de controlar el tiempo, ya que era el dios del principio y el del final.

Ese concepto de bosque sagrado ha provocado que se considere desde siempre un reducto de paz dentro del ajetreo romano habitual. Además, es muy interesante realizar una visita porque desde su altura hay unos estupendos miradores que permiten contemplar prácticamente toda la ciudad de Roma.

San Pietro in Montorio y la Academia de España

San Pietro in Montorio del Gianicolo

Iglesia de San Pietro in Montorio del Gianicolo.

A lo largo de la colina hay una serie de puntos de interés. Destaca por encima del resto la iglesia de San Pietro in Montorio. Edificada sobre el lugar en el que fue crucificado San Pedro, lo más llamativo es su patio interior en el que se ubica el famoso templete de Bramante, una de las grandes obras del Renacimiento.

El templo de San Pietro in Montorio fue edificado como parte de un convento de franciscanos españoles erigido por los Reyes Católicos. Aunque actualmente el convento ha desaparecido, la vinculación de aquella zona del Gianicolo con España sigue presente a través de la Academia de España.

El Gianicolo, un emblema del Risorgimento

El monte Gianicolo está sembrado asimismo de esculturas y bustos de héroes del Risorgimento, el movimiento de unificación gestado en el siglo XIX, que finalizó con la creación de la nación italiana.

La razón por la que el Gianicolo se encuentra tan unido a la unificación italiana se debe a que en este montículo se produjo la última resistencia garibaldina frente a las tropas francesas que habían acudido a derrocar a la República de Roma proclamada en el año 1849.

Junto con emblemas de otra época como el faro Manfredi (del siglo XX) o la fontana dell´Acqua Paola (del siglo XVII), las estatuas ecuestres de Giuseppe Garibaldi y de su mujer Anita son probablemente los monumentos más representativos de la zona.

Situación

Sobre el barrio del Trastevere.

 Cómo llegar

Tranvía: puedes tomar la línea 8 hasta la parada Trastevere/Mastai, y desde allí caminar hasta el Gianicolo.
Bus: Las líneas 115 y 870 tienen paradas en el Gianicolo.