Galería Nacional de Arte Moderno

Roma es una ciudad apasionada por el arte y el coleccionismo. Y aunque muchos piensen que en la ciudad eterna tan solo se pueden contemplar obras de arte antiguo, nada más lejos de la realidad: en la Galería Nacional de Arte Moderno podrás ver a muchos de tus artistas vanguardistas favoritos.

El nacimiento de la Galería Nacional de Arte Moderno

Galeria Nacional de Arte Moderno

Imponente edificio de la Galería Nacional de Arte Moderno (GNAM).

En el siglo XIX, coincidiendo con la unificación italiana, unas cuantas personalidades decidieron que Roma, como capital de Italia, no podía quedarse atrás en las últimas tendencias. Por ello en 1883 decidieron abrir un museo que aglutinase todo el arte contemporáneo de la época.

De 1883 a 1915 aquella colección de arte moderno se expuso en el Palacio de Exposiciones. Sin embargo, en 1915 los fondos del museo se trasladaron hasta su actual emplazamiento en el Palacio de Bellas Artes.

La idea inicial por la cual se creó la Galería Nacional de Arte Moderno era exponer la obra de los mejores artistas italianos de la unificación. El primer requisito para exponer entre sus muros alguna obra era que su creador estuviese vivo o que hubiese fallecido muy recientemente.

Aquella obsesión por reconocer a los mejores artistas de la época se amplió en 1912, cuando comenzaron a acoger obras de artistas del siglo XIX. De ese modo se comenzó a construir una excepcional colección de arte moderno y contemporáneo que abarca desde el neoclasicismo hasta el año 1960.

Los fondos más destacados de la Galería Nacional de Arte Moderno

La Galería Nacional de Arte Moderno de Roma, también conocida por el acrónimo GNAM, cuenta con cerca de 5.000 obras y es una de las mayores colecciones de arte moderno de toda Italia.

El Estado Italiano ha incrementado esos fondos con casi 12.000 estampas y dibujos, hasta llegar a las 20.000 obras.

Obras GNAM rOMA

Escultura de la Galleria Nazionale d’Arte Moderna de Roma.

Pese a lo abundante de sus fondos, algunos expertos han restado valor a la colección por considerar que es excesivamente italiana, sin que apenas haya obras de artistas originarios de otras partes del mundo.

Además, otra acusación habitual es la falta de criterio aglutinador, ya que determinados movimientos artísticos como el futurismo o la pintura metafísica –muy destacados en Italia en su momento– apenas cuentan con representación.

Lo mejor es que el museo es muy agradable de visitar ya que, al contrario que otros museos vanguardistas, este está pensado para disfrutar de las obras con comodidad, mostrando no solo arte abstracto, sino también obras más digeribles y fáciles de entender.

La distribución de las obras

Las 3 edades de la mujer Klimt

Las 3 edades de la Mujer de Gustav Klimt.

Que se expongan muchas obras italianas no quiere decir que no cuenten con otras piezas interesantes de otros países. En los últimos años, gracias a las donaciones, la colección ha crecido y ahora se exponen obras de grandes artistas como Monet, Klimt, Pablo Serrano o Van Gogh.

En la planta baja tienes toda la obra perteneciente al siglo XIX. Aquí podrás ver obras tan emblemáticas como Hércules y Licas de Canova, las Ninfeas rosas de Monet o la Arlesiana de Van Gogh.

En la parte de arriba encontrarás las piezas del siglo XX, donde se da rienda suelta al cubismo, el surrealismo, el futurismo o el dadaísmo. Alucinarás con cuadros como Las tres edades de la Mujer de Klimt o alguna de las obras metafísicas de De Chirico.

Situación

Vialle delle Belle Arti, 131, 00197, Roma, Italia.

Horarios de visita

De martes a domingo, de 8:30 a 19:30. Los lunes está cerrado.

Precios

Entrada normal: 8 euros.

Los menores de 18 años entran gratis.

Cómo llegar

Metro Flaminio, Línea A (Roja).
Bus: las líneas 88, 95, 490 y 495.

Foto (2): Fabrizio Sciami