Catacumbas de Roma

Quizás por influencia de películas como Quo Vadis, mucha gente tiene la creencia –no del todo acertada– de que las catacumbas eran lugares subterráneos en los que los primeros cristianos se escondían para llevar a cabo sus ritos.

¿Qué son exactamente las catacumbas de Roma?

Catacumba_St._Domitilla

Catacumba de St. Domitilla. Fotografía de Dennys Jarvis.

Te vas a sorprender porque –aunque albergasen algunos cultos en los primeros albores del cristianismo– la función principal de las catacumbas era la del enterramiento de los fallecidos. Por eso las largas y estrechas galerías subterráneas están llenas de nichos en los que se iban depositando los cadáveres de los cristianos fallecidos.

Además, las catacumbas no eran algo exclusivo de los primeros cristianos, ya que en Roma también se han localizado varias catacumbas judías.

Y, aunque los romanos preferían la cremación, los etruscos ya las utilizaron anteriormente para enterrar a sus muertos en este tipo de nichos excavados bajo tierra.

¿Por qué usaban las catacumbas como lugar de enterramiento?

entrada catacumba Roma

Entrada a las catacumbas de Roma.

Las catacumbas romanas han pasado a la historia por considerarse el lugar que dio cobijo al cristianismo más primitivo.

La razón de que los cristianos utilizasen las catacumbas para enterrar a sus muertos se origina por la creencia en la resurrección de la carne. En caso de seguir la tradición romana de la incineración, cuando se produjese la segunda venida de Cristo carecerían de un cuerpo físico para resucitar. Por ese motivo preferían la inhumación.

Sin embargo, la legislación romana impedía el enterramiento de cadáveres en el interior de la ciudad. Así que no les quedaba más remedio que utilizar otras ubicaciones en los suburbios.

Como a los cristianos les era difícil conseguir grandes extensiones de terreno para esos fines, optaron por excavar galerías en donde depositar los cadáveres.

Cómo son estos cementerios subterráneos

Estos enormes cementerios bajo tierra están compuestos de una gran cantidad de pasadizos llenos de nichos, que conforman verdaderos laberintos repartidos en distintos pisos o niveles de profundidad.

Aunque los túneles con nichos excavados en las paredes son casi siempre muy estrechos, en todas las catacumbas de Roma hay unas zonas más anchas denominadas cubículos.

En estas cámaras algo más grandes se pueden contemplar las mejores muestras de decoración mural, ya que eran los lugares destinados para los huesos de los mártires.

Las principales catacumbas de Roma

catacumbas San Callixtus

Catacumba de San Callixtus.

Pese a que son más de 70 las catacumbas que actualmente hay localizadas en Roma, tan solo pueden visitarse cinco de ellas.

Generalmente se encuentran en las cercanías de las principales vías de comunicación romanas, siendo las más conocidas las de la Vía Apia.

En esta importante calzada podemos visitar catacumbas como las de Santa Domitila, las de San Sebastián (muy cerca se ubica la iglesia del Domine Quo Vadis, en la zona en la que se apareció Jesucristo a San Pedro) o las de San Calixto.

En la zona de la Vía Nomentana se pueden visitar otras dos catacumbas: las de Priscila y las de Santa Inés.

Situación

  • Santa Domitila: Via delle Siete Chiese, 280.
  • San Sebastián: Via Appia Antica, 136.
  • San Calixto: Via Appia Antica, 126.
  • Priscila: Via Salaria, 430.
  • Santa Inés: Via Nomentana, 349.

Horarios de visita

  • Santa Domitila: de miércoles a lunes, de 9:00 a 12:00 y de 14:00 a 17:00 horas.
  • San Sebastián: de lunes a sábado, de 9:00 a 12:00 y de 14:00 a 17:00 horas.
  • San Calixto: de jueves a martes, de 9:00 a 12:00 y de 14:00 a 17:00 horas.
  • Priscila: de martes a domingo, de 9:00 a 12:00 y de 14:00 a 17:00 horas.
  • Santa Inés: abiertas todos los días, excepto el domingo por la mañana y el lunes por la tarde, de 9:00 a 12:00 y de 16:00 a 18:00 horas.

Precios

Las entradas para adultos tienen un precio de 8 euros.

La entrada reducida para menores de 15 años cuesta 5 euros. 

Cómo llegar

Bus: A Santa Domitila se puede llegar cogiendo las líneas 714, 716, 160 y 670; a San Sebastián, líneas 118, 218 y 660; a San Calixto, líneas 118 y 218; a Priscila, líneas 86, 92 y 310; y Santa Inés, línea 80.